Memoria cruel

Sábado, 25 agosto, 2007

El Servicio de la Juventud de la Comarca de la Sidra ha convocado un concurso de microrelatos en el cual he participado enviando el siguiente escrito.

Intento recordar, me voy hasta la última imagen que me viene a la cabeza y creo historias que podrían haber sido para ver si alguna me resulta aunque sea levemente posible y poder así reconstruir la laguna de mi mente.

Una y otra vez, veo ese momento en fotogramas que paso lentamente para poder apreciar algún detalle que no haya percibido hasta ahora.

Y de pronto, todo negro, todo silencio, todo frío, no consigo recordar. No hay nada, ni una pista que me evoque cómo pasó.

¿Perdido para siempre? No admito esa posibilidad. Me martiriza. Empiezo a perder la sensación de realidad. He recreado tantas situaciones que ya no sé cuál es la de verdad.

¿Por qué no engañarme? Podría escoger, rellenar lo que falta como quiera, inventar ese agujero, hacerlo realidad. Sería lo más fácil, podría descansar, tal vez hasta podría haber sido, ¿por qué no?

Porque falta y no sé si algún día podré recuperarlo y devolverlo a su sitio.

Un amigo me ha dicho que soy cobarde por no haberle puesto un final. Tal vez sea así pero este es tal cual lo envié, tal vez le ponga uno algún día, jeje.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.